hair loss solution


Testimonio Rev. Joel Galán

Rev. Joel Galan
El testimonio de Joel Galán te conmoverá el corazón, ya que los errores de tomar el camino equivocado, casi lo arrastran al mismo infierno. Pero, Cristo llego en el momento propicio. A continuación el Rev. Joel Galán, conocido evangelista y conferencista internacional, nos relata su impresionante testimonio.

“Nací en la ciudad de Arecibo, Puerto Rico en un hogar cristiano y de mucha consagración a Dios. Mis padres, Elías Galán y Carmen Concepción, presentaron y dedicaron mi vida al Señor desde que nací. Fielmente asistían a la iglesia llevándonos a mi hermano y a mi. Mi hogar era muy bendecido por Dios. !Cuanta dicha en mi hogar en aquellos años! !Realmente éramos bendecidos por Dios!

Al cabo del tiempo y faltando poco para que mis padres entraran de lleno al ministerio pastoral, el enemigo de las almas asestó un golpe certero en nuestra familia. “Había encontrado una puerta abierta por donde entrar”. Mi padre cayó de la gracia de Dios. Dice la Palabra de Dios, que: “el diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar.” 1 Pedro 5:8

Inmediatamente todo comenzó a cambiar en mi casa. !Que diferente comenzaron a ser las cosas dentro de mi hogar! Ya no se iba a la iglesia, ya mi padre no era el hombre que nos inspiraba a llevar una vida recta, de principios y valores cristianos. Lo que en otros tiempos fue mi dulce hogar se convirtió en un infierno. Mi madre estaba tan oprimida por los maltratos de mi padre y por la vida que el llevaba, que no tardo en separarse de el y obtener el divorcio. “Ahora solo quedaba, un hogar destruido, un matrimonio arruinado y unos niños desorientados.”

Llegué a la adolescencia sin imaginarme la pesadilla que comenzaría a vivir. A los 12 años de edad comencé a relacionarme con narcotraficantes envueltos en el trasiego de drogas. Empecé a usar drogas en forma descontrolada. A participar de los placeres del mundo, estando en fiestas, bailes, puntos de drogas. A los 14 años había entrado tan profundo en el mundo de las drogas que estaba de lleno en la practica de la distribución de drogas, viendo la sangre correr, y la gente morir a mi lado.

Cuando mi madre vio la profundidad de maldad en la que yo me encontraba, mi madre comenzó a poner su fe a trabajar en la presencia de Dios. Pese a los problemas que mi madre tuvo en nuestro hogar, ella nunca dejo de servir a nuestro Señor Jesucristo. Nunca olvidaré la fe de mi madre.” Recuerdo que cuando llegaba a mi casa a altas horas de la madrugada, bajo los efectos de las drogas, encontraba a mi madre de rodillas en la sala orando y reclamando mi vida para Cristo diciendo: Cree en el Señor Jesucristo y será salvo tu y tu casa”

“Oh!, pero no duró mucho aquel oasis que vivía mi alma al recibir las oraciones de mi madre”.  Mi madre enfermó y tuvo que salir a los Estados Unidos a recibir tratamiento. Yo quede en Puerto Rico solo y con serios problemas con la justicia, siendo arrestado por orden de la ley y llevado preso a una cárcel para menores de edad. Solo contaba con 16 años de edad. Mi vida estaba vacía, y me sentía destruido por las experiencias que había tenido y que también estaba teniendo. Al mes de estar en prisión me sucede algo terrible. Allí recibí la trágica noticia  de que mi madre querida, aquella que oraba por mi, el único ser que se preocupaba por mi en la tierra, no había podido sobrevivir la operación a que fue sometida y murió. Como si fuera poco, apenas hacia un año mi padre también había fallecido en la ciudad de Nueva York de la enfermedad del SIDA, muriendo como un adicto a las drogas. En ese mismo momento mi hermano mayor, se encontraba también en prisión con una sentencia de 21 años. En ese momento mi soledad se hizo patente, invadiéndome una sensación extraña de total abandono que anegaba mis ojos de lágrimas y apretaba mi pecho de dolor.

Los días pasaban y mi vida no tenia ningún sentido. Pero, no rodarán por tierra ni una sola de nuestras lágrimas derramadas delante de Dios y la oración permanece en copas de oro como olor fragante a Dios. Las oraciones y las lágrimas de aquella madre aun estaban presente delante del Dios Altísimo y yo comenzaría a ver milagros en mi vida.

En una de las prisiones a la que fui movido me encontré con dos jóvenes, llenos del poder de Dios (Raymundo Pagan & Jorge Galarza), y uno de ellos me dijo: No te conozco, pero Dios me ha dicho que te diga que aunque madre y padre te hayan dejado con todo Jehová te recogerá.” Ignoré la voz de Dios y continúe en el uso y narcotráfico de drogas dentro de la prisión. Tan endurecido estaba mi corazón que Dios decide tratar con mi vida directamente.

Un día que me encontraba caminando solo por el patio de la cárcel, comencé a recordar la perdida de mi familia, y como me había hundido en el pecado. Pensando en esto, por primera vez sentía en mi vida realmente aquello, a lo que en verdad le tenia miedo, la soledad. Recuerdo que las únicas palabras que salieron de lo más profundo de mi corazón fueron estás: ‘!Dios, lo he perdido todo, que solo yo me siento!’ En esos momentos, llegó a mí una voz audible que me estremeció todo mi ser y me dijo:”!JOEL, EL VACIO QUE HAY EN TI, SOLAMENTE CRISTO LO LLENA!” Al oír esa voz quedé totalmente impactado y no pude seguir caminando, porque sabía que había sido el Espíritu Santo el que me había hablado. Dice Isaías 41:9 “Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseche.” Rápidamente fui a la sección donde se encontraban los jóvenes cristianos que me predicaron y hablé con ellos. Lo único que pudo salir por mis labios al hablarles fueron estas palabras: “Tuve un encuentro con Dios.” Aleluya! Estuve con ellos todo el día, y por la noche de aquel día decidí entregar mi vida a Dios. Al instante ellos oraron por mi y comencé a sentir que la soledad se iba y que el Poderoso Rey de Reyes llenaba mi vida. “Aunque mi padre y mi padre me dejaran con todo, Jehová me recogerá.” Salmo 27:10

Luego de eso comencé a buscar a Dios con todo mi corazón. Dios comenzó a tratar con mi vida mostrándome su poder. Dios obro un milagro poderoso cuando el Tribunal de Justicia, y la Jueza que atendía mi caso en la corte decidieron terminar con mi sentencia en la cárcel, y de ese modo Dios hacia que yo quedara libre antes de cumplirse el tiempo que me habían requerido en un principio.

Rev. Joel Galan
Al salir de prisión, ya que no contaba con nadie, fui a vivir solo en un pequeño sótano, donde en realidad no contaba con muchas cosas necesarias para vivir. Con todo y eso mi fe fue mas grande y comencé a perseverar en una Iglesia y a servir a Dios con devoción. En mis oraciones le pedí al Señor que me devolviera la familia que había yo perdido.

Dios me contesto mi oración. Llego el momento en que Dios me llamo al ministerio, y luego puso en mi camino a la que seria mi ayuda idónea, Abigail Toledo con la cual Dios me ha permitido formar una hermosa familia con dos hijos hermosos; Joel David y Daniel Omar. La familia soñada, bendecida por Dios, y a Su servicio.

Hoy en día Dios me ha levantado en el ministerio con gran poder para la gloria de Su Nombre. Permitiéndome en cada lugar que predico su Palabra, ver al Espíritu Santo obrar milagros, sanidades, bautismos, liberaciones y salvación de almas.

!!”Todavía recuerdo con alegría, lo que Dios hizo en mi, como si lo hubiera hecho hoy”!!

“Tú, que te encuentras en prisión, solo, abandonado o abatido en la vida; te invito a que vengas a Cristo.  Solo en El encontraras consolación, bendición, esperanza, salvación y vida eterna.  El quiere sanar tu corazón herido y colmarte de Su gozo y paz.

-Joel Galán


Biografía

Conoce has sobre la vida y ministerio del Rev. Joel Galán

 Entrar a la Biografía