hair loss solution

Proceso de Aculturación

Posted by
|

La transformación se ha convertido en uno de los temas mas promovidos por Dios en los presentes días. Es como si el enfoque de Dios esta apuntando constantemente a la inminente necesidad de cambios radicales y transcendentales, que establecerán bases fundamentales para la labor de la Iglesia de Cristo en el futuro.

Años atrás, cuando muy poco se hablaba de este tema, mi esposa y yo, juntamente con algunos ministerios en Latinoamérica, fuimos inquietados por el Señor a comenzar a desarrollar temas transformacionales. Sabíamos el precio que esto nos costaría, pues ser los embajadores de un mensaje que incomoda y al mismo tiempo desafía a cambiar la manera de pensar no es nada fácil.

Una de las áreas más confrontantes de la transformación, es el proceso de aculturación. Debe entenderse que ¡no puede haber transformación si no hay aculturación! La aculturación es el proceso por el cual se cambia o transiciona de una cultura vieja a una cultura nueva. Lo que esto denota en la actualidad es un cambio de nuestra cultura por la cultura del Reino de Dios. En realidad esto inicia cuando venimos a Cristo; pasamos de ser latinos, americanos, europeos o asiáticos para ser ciudadanos del Reino de los Cielos. Esta es la forma en que el Espíritu Santo nos revela que el Señor Jesús esta por encima de toda cultura humana y que El es el Dios de toda lengua, raza y nación.

A diferencia de lo que muchos piensan y predican, Dios si se mete con la cultura. Su propósito siempre ha sido que dejemos de estar atados a las costumbres del país en donde nacimos y que comencemos a vivir conforme a nuestra nueva nacionalidad en Cristo Jesús. Claro esta, esto no quiere decir que usted tiene que dejar de amar a su país, ni dejar de gustarle la comida con la cual usted creció o dejar de sentir carga por el bienestar de su pueblo. En una ocasión, el Apóstol Pablo habló contundentemente en contra de la cultura de los cretenses. Tito 1:12-13 “Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses, siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos. Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe…” Para tener una idea de cuan confrontante es esto, imagínese a alguien diciéndole que toda la gente de su país son gente sin modales, comelones y traicioneros. Indudablemente seria una ofensa para cualquiera. Sin embargo nos deja claro que Dios no tiene problema en meterse con nuestras “vacas sagradas” cuando se trata de nuestro bienestar espiritual. Es por esto que, en palabras mas alineadas con nuestro lenguaje actual, lo que Pablo le estaba diciendo a Tito era: “repréndeles duramente su cultura para que su fe sane y se fortalezca”.

¿Por qué no se puede tener una fe sana a menos que haya una liberación de la vieja cultura? Por que es en la cultura donde el conocimiento, creencias, conductas y formas de comunicación se integran para definir a una persona. Por tal razón, si no hay un proceso de aculturación seguiremos hablando, pensando, actuando y comportándonos como lo hacíamos antes; seguiremos predicándole única y exclusivamente a la gente con la cual nos sentimos a gusto; seguiremos limitando la visión de Dios encajonándola a los sucesos y acontecimientos del país donde venimos, y peor aún, seguiremos tratando de evangelizar la tierra en donde somos extranjeros con los mismos formatos y estrategias del lugar donde salimos, pensando que las mismas necesidades de allá son las de aquí. Así nunca se podrá tener una fe saludable que testifique de la verdadera transformación de Dios en nuestras vidas.

El proceso de aculturación no es fácil. Conlleva cambiar hábitos de años, aprender cosas nuevas, entender que en Dios las cosas son muy

diferentes a como nos hicieron pensar y requiere aprender nuevos lenguajes de comunicación para transmitir efectivamente la verdad de la Palabra. Aculturación es dejar de confiar en el conocimiento propio para confiar en el de Dios.

La siguiente pregunta debe ayudarnos a tomar una decisión en cuanto a este tema: ¿Queremos seguir viviendo por lo que nos enseñaron o por lo que Dios nos quiere ensenar? Para aquellos que optan por la segunda opción de esta pregunta, les dejo con el secreto para lograr la aculturación exitosamente: rendirse y no resistir….

Efesios 4:22-24 “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.”

 Pensamiento Por:

Rev. Joel Galán - Ministerios Joel Galán 

Orador & Conferencista Internacional
Email: revjoelgalan@gmail.com
Derechos Reservados 2014




Otros Mensajes y Pensamientos que pueden ser de tu interés.


 

Si este mensaje ha sido de bendición a tu vida, deja tus comentarios aquí y podrás ser de bendición a la próxima visita que venga en busca de palabras positivas y llenas de bendición…

Puedes dejar tus comentarios aqui:



Visita el blog Mujer Victoriosa, un lugar para ti mujer…