hair loss solution

De barro somos

Posted by
|

Aquellos que de alguna manera u otra nos consideramos “fanáticos” de la manifestación de Dios en la vida del hombre, sabemos que los cuatro elementos de la naturaleza han sido utilizados por el Señor a través de la historia como medios por los cuales Él ministra a la vida del ser humano; por eso, en nuestras reuniones cristianas nunca falta aquellos quienes piden fuego, los que claman para que se abran las ventanas de los cielos para recibir agua a través de la lluvia, y los que piden que Dios sople el viento de Su Presencia.  Pero a decir verdad, son muy pocas las veces que escucho hablar del elemento “tierra” o que alguien pida ser ministrado en su vida hoy de la misma forma que la tierra o el barro fue utilizado por el Señor en el ayer para tratar con Su creación.

Mientras que el agua calma la sed del sediento, el viento produce vida y el fuego brinda pasión al corazón; es la tierra formada en barro el elemento que más tiene que ver con los ajustes de Dios en nuestra persona, con nuestra capacidad de resistir, y con el control de algunas de nuestras actitudes y emociones personales que nos ayudan a que no se nos suban los humos a la cabeza.

Desde esta perspectiva, te comparto cuatro características del barro que transmiten un mensaje especial tanto al creyente en Cristo, como al líder de la época actual:

 

  1. Es material reformable: De haberlo querido, Dios hubiese podido habernos creado de cualquier otro material. Sin embargo, escogió el barro como la materia principal para crear su mejor producto y corona de la creación (Génesis 2:7). ¿Por qué el barro? El barro tiene la cualidad de ser ajustable, puede reformarse de así ser necesario y es restaurable en caso de romperse. Esto nos dice que, Dios nos ha hecho de un material del cual nos puede ajustar constantemente como y cuando Él quiere. Es imposible negar la realidad de que la vida natural, cristiana y ministerial requieren cambios. ¿A quien no le ha tocado cambiar planes y estrategias que no funcionaron como se esperaba? ¡A todos! Siempre y cuando nosotros se lo permitamos, el Señor podrá calibrar nuestro carácter, ajustar cambios interiores cuantas veces sea necesario, y traer las actualizaciones espirituales en nuestra vida que nos darán el éxito ante un mundo tan desafiante como el de hoy. Trae suma paz saber que, no importando las definiciones, transiciones o cambios que nos prepara en el futuro, Dios nos ha hecho de barro; un material que nos permitirá ajustarnos constantemente con el poder del Espíritu Santo y así ser productivos en cualquier etapa de nuestra vida.

 

  1. Es material humilde: El barro, una vez formado en envase, es capaz de contener las sustancias más finas siendo del material más humilde que pueda existir. Siendo de un material tan menospreciado y sin valor alguno, los utensilios de barro suelen dar a la comida el resultado de un sabor superior que otros utensilios de material más costoso no pueden dar. No importando qué pueda contener, el barro nunca pierde su origen  humilde ¡Esto hace que nuestro pies se mantengan en la tierra sin elevarnos mas de lo que debemos! Por esta razón es que el Apóstol Pablo cita que “…tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros” (2 Corintios 4:7). Por un lado esto nos recuerda que, no importando lo que llevemos, la unción o dones que tengamos, lo que hagamos o logremos, nunca debemos olvidar de donde venimos, cuales fueron nuestros humildes comienzos, y que no hay ningún elemento de grandeza en nosotros que nos haga merecedores de la gloria que Dios nos ha dado. Por otro lado, es un aliento saber que, aunque no seamos los más sobresalientes, los más cotizados, ni los más talentosos o cuan humilde hayan sido nuestros orígenes, Dios nos puede escoger al igual que el barro para llevar Su fragancia más fina y proveer a través de nosotros resultados inesperados que glorificaran Su Nombre.

 

  1. Es material resistente: El barro tiene la capacidad de que puede soportar las temperaturas más extremas. Es capaz de resistir las altas temperaturas de un horno sin quemarse, y de la misma forma también es resistente al frío. ¡Entender esto es de gran fuerza a nuestro espíritu! Nos confirma lo resistentes que somos ante la diversidad de situaciones que podamos enfrentar, ya sea que pasemos los hornos calientes de los conflictos, el fuego de las batallas espirituales en nuestra contra, las llamas de la oposición humana, o el frío que trata de apagar nuestra pasión por Dios y Su llamado en nuestra vida. Ante todas estas cosas podemos declarar que “…ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni  lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:38-39)

 

  1. Es material frágil: Aunque resistente por un lado, el barro también resulta frágil una vez formado. No es como el metal o el plástico que rebota al caer al suelo. La caída de algún envase de barro resultaría lo mas seguro en su ruptura completa y es por eso que la persona que utiliza este tipo de utensilio debe hacerlo con cuidado y sin permitir que el mismo caiga al suelo. Esto nos mantiene conscientes de cuan frágiles somos sin que las manos del Señor nos sostengan diariamente. El salirnos de las manos del Señor puede resultar en una caída muy dolorosa. Nunca debemos cometer el error de apoyarnos en nuestros propios recursos, sino mas bien vivir en una dependencia de Dios cada vez mayor con el transcurrir del tiempo. Tampoco se debe pasar por alto que la vasija da del contenido que le ha sido depositado por quien le usa y que para que nosotros podamos seguir dando bendición a otros continuamente debemos de ser llenos constantemente por Aquel que deposita el contenido para usarnos para Su Gloria. ¡Nunca debemos dejar de visitar el suplidor que nos da el producto! Al fin y al cabo el barro es polvo que puede esparcirse fácilmente, pues polvo somos y al polvo volveremos (Génesis 3:19).

Muchas veces, los resultados más grandes se originan de los comienzos más humildes y los tesoros mas grandes vienen en los cofres menos atractivos. Así es Dios, nos hizo de lo más insignificante, ¡para cargar las riquezas más significativas de Su Reino!!!

 Pensamiento Por:
Rev. Joel Galán - Ministerios Joel Galán 

Orador & Conferencista Internacional
Email: revjoelgalan@gmail.com
Derechos Reservados 2012





Otros Mensajes y Pensamientos que pueden ser de tu interés.


 

Si este mensaje ha sido de bendición a tu vida, deja tus comentarios aquí y podrás ser de bendición a la próxima visita que venga en busca de palabras positivas y llenas de bendición…

Comentarios

  1. Ilian Matos

    July 30, 2013

    Hermoso y muy util a nuestras vidas! Bendecido!

  2. Luis Alberto Perez Gaviria

    April 12, 2013

    El Señor bendiga su vida, su ministerio y su familia, este mensaje fue de gran bendicion para mi vida

  3. Josué Rivera

    April 12, 2013

    Excelente

Puedes dejar tus comentarios aqui:



Visita el blog Mujer Victoriosa, un lugar para ti mujer…