hair loss solution


Enfermos en la Sala de Hospital

Posted by
|

Los evangelios del Nuevo Testamento nos cuentan que Jesús fue muy conocido en su ministerio por los milagros que hacia y cuan buscado era por la gente que necesitaba obtener la sanidad de alguna enfermedad corporal.  Sin embargo, ¿Qué pasaba con los que necesitaban la sanación del alma? Estudiando la escritura aprendí que en la sanación del alma, Cristo fue hallado por los que no le buscaban (Is. 65.1, Ro.10.20).

En el evangelio de San Marcos 2.16-17 se relata que los escribas pensaban que los publicanos eran dignos de odio, pero para Cristo eran dignos de compasión porque al parecer no sufrían de una enfermedad física, pero si estaban enfermos del alma y necesitaban un medico.  Por esta razón Jesús les dijo: “Los sanos no tienen necesidad de medico sino los enfermos”.  Hoy, una vez mas Jesús tipifica el medico o la facilidad medica donde los enfermos llegan para ser atendidos y recibir la ayuda que necesitan.

Comparando espiritualmente la experiencia de un enfermo en la sala de hospital obtenemos un panorama bíblico de cinco pasos importantes para lograr la sanidad interior.  A continuación veremos cuales son esos pasos y como podemos aplicarlos para la sanación del alma y el beneficio de nuestras vidas espirituales.

Paso #1. Reconocer 

Lo primero que hace una persona que llega a la sala de hospital es admitir o aceptar que tiene una serie de síntomas que le hace sentirse muy enfermo físicamente.  También reconoce que ha llegado allí porque necesita ayuda y es impotente ante esa situación que esta enfrentando.  Entonces ante la presencia de Dios debemos así mismo reconocer los síntomas que están afectando nuestra vida espiritual.  Son muchos los retos e innumerables las luchas que debemos enfrentar en nuestro diario vivir y como seres humanos pasamos por situaciones que en algún momento dado pueden causar síntomas  de desaliento, afán, orgullo, amargura, prejuicio, celos, deslealtad, hipocresía, etc.  Esto puede suceder a cualquier persona y no nos debería asombrar siendo que hombres y mujeres como la Sunamita (2 R.4), Elías (1R.19), Jonás (Jon.2), David (Sal.31) y Marta (Luc.10) también fueron afectados por diferentes síntomas que pusieron en riesgo la salud de sus almas y vidas espirituales.  Creo que para subir hasta el final de una escalera, lo más importante es el primer paso. ¡De ahí dependerán muchas cosas, pues no hay peor enfermo que el que se cree sano sin estarlo!

Paso #2. Identificarse

Luego de que un enfermo reconoce la situación de salud en la que se encuentra, debe identificarse y dejarles saber a ellos quien es.  Le harán una serie de preguntas tales como: ¿Cual es su nombre y apellido? ¿Cual es su número de seguro social? ¿Cuál es su edad? ¿Tiene alguna tarjeta de identificación que confirme quien es usted y de donde es?

Espiritualmente hablando, ¿Sabe usted cual es su identidad espiritual?  Hay muchas personas que se han olvidado de su identidad espiritual y no saben quienes son, no conocen su rumbo ni a donde van, tal así que no conocen ni cual es su propósito en Dios.  La palabra de Dios dice quienes somos (Gen.1-2, Deut.7, 1P2) y nos enseña que esa identidad espiritual es como una brújula que nos dirige hacia el camino correcto, que nos fortalece en la fe y nos ayuda a cumplir el propósito de Dios en nuestras vidas.  Debemos saber y estar seguros de quienes somos para no ser derrotados por Satanás.  

Paso #3. Paciencia 

Habiendo completado los primeros dos pasos, debemos tener paciencia y esperar que nos llamen para ser atendidos, pues hay otros enfermos que llegaron antes y también necesitan ayuda.  Ser pacientes, de una u otra forma es muy difícil para todos, pero al final nos traerá un bien no solo a nosotros mismos sino a otros.  Tanto físicamente como espiritualmente, no es fácil esperar cuando estamos en sufrimiento y necesidad, pero saber que a través de la paciencia conseguimos un bien nos ayuda a mantener la fe.  El resultado de la espera en la vida del salmista David fue uno extraordinariamente maravilloso (Salmo 40.1-3). David fue sincero consigo mismo y entendió que debía confiar en Dios, y si seguimos su ejemplo, Dios hará lo mismo con nosotros (Heb.10.36).

Paso #4. Análisis

¡Por fin nos llaman para ser atendidos!  Debemos estar dispuestos a que nos analicen.  Estando a tan solo un paso mas cerca de recibir lo que necesitas, es imprescindible completar un diagnostico para asignarte un tratamiento de acuerdo a tu condición de salud. Así como en lo natural, espiritualmente este paso podría traer preocupación y hasta miedo por la vergüenza de que Dios descubra algún pecado oculto que hayamos cometido.  Permitámosle a Dios que nos analice así como lo hizo el salmista David (Salmo 139:23-24). No importa cuan negativo sea ese diagnostico, Dios no te acusara, no te rechazara sino que te ayudara no importando quien tu seas.  ¡No olvidemos que nadie conoce mejor a su creación, que su Creador! (Salmo 139.1-16)

Paso #5. Tratamiento

¡Finalmente lo que tanto esperábamos!  No todos los tratamientos que recibe un enfermo son iguales.  Algunos son  de corta duración y otros toman un largo tiempo, hay unos que cuestan más y otros menos o tal vez como dice el famoso dicho, que la cura es peor que la enfermedad.  El éxito del mismo dependerá de nuestra disposición de aceptar el tratamiento y seguirlo al pie de la letra.  De la misma manera debemos dejar que el Señor trate nuestra condición espiritual y que el como medico por  excelencia nos de el tratamiento que necesita nuestra alma.  Así como aceptamos el tratamiento que nos pueda asignar un medico, aceptemos de Dios el tratamiento que el sabe necesitamos.  Hay un grande deseo en el corazón de Dios para nosotros y este es la sanación del alma (3 Juan 1.2), la cual más que una simple ayuda, es una promesa (Jer. 33.6).

Aquellos publicanos que seguían y escuchaban a Jesús al menos tenían conciencia de su indignidad, y con ello, se habría el camino hacia la sanación y salvación de su alma.  Existe un gran mal y grave peligro de la enfermedad del pecado y es que quienes la padecen no quieren ser curados de ella. ¡No olvidemos que aunque nuestro pecado es grande, la gracia de Dios es aun mayor!

Pensamiento Por:
Abigail Toledo-Galán  Ministerios Joel Galán 
Email: biggitoledo@gmail.com

Derechos Reservados 2011







Otros Mensajes y Pensamientos que pueden ser de tu interés.



Si este mensaje ha sido de bendición a tu vida, deja tus comentarios aquí y podrás ser de bendición a la próxima visita que venga en busca de palabras positivas y llenas de bendición…

Comentarios

  1. J J ALZOLAY

    January 16, 2012

    EXCELENTE APORTE. LA ENFERMEDAD FISICA, TIENE UNA MANO INMEDIATA, QUE ES EL MEDICO EN LA TIERRA. NUESTRO PADRE, SEÑOR Y SANADOR EN TODO; JESUCRISTO, SANA SIN RECIPES, NI APARATOS. SOLO NECESITA UNA OPINION NUESTRA: SEÑOR TE ACEPTO COMO MI UNICO SALVADOR.ESCRIBE MI NOMBRE EN EL LIBRO DE LA VIDA. ¿MI COMPROMISO? AMARLE, SEGUIRLE Y VIVIR DE ACUERDO A LAS ESCRITURAS.
    HERMANA ABIGAIL: GRACIAS. DIOS TE COLME DE BENDICIONES Y SIGAS ESCRIBIENDO LO QUE A EL LE AGRADA. DESDE VENEZUELA, UN GRAN SALUDO PARA UD Y SU AMADA FAMILIA.

  2. elisa

    January 16, 2012

    Realmente una gran bendición, un lenguaje sencillo y claro, que todos podemos entenderla. Que Dios la bendiga mi linda hermana y le siga dando sabiduría

  3. Migdalia

    January 2, 2012

    Te felicito hermana querida! Este mensaje ha sido de gran edificacion para mi vida! Que Dios te siga bendiciendo y usando grandemente para su gloria!!

  4. Jacobo

    December 26, 2011

    Linda pagina y completa.

    Muy buena palabra y edificante.

  5. Ana T.

    December 26, 2011

    Poderosa palabra, por eso creo firmenmente que debemos ser humildes sin importar la fama, posicion o altura que lleguemos a estar en la vida, reconociendo que lo que tenemos se lo debemos a Cristo.

    Por esta razón Jesús les dijo: “Los sanos no tienen necesidad de medico sino los enfermos”.

    Muchos lideres dentro de las iglesias como, Lideres de damas, caballeros o los de la junta de una iglesia pasan hasta 3, 4, 5 anos y nunca se ven pasar al frente para recibir una oracion porque creen en su mente que van a lucir o verse como debiles en la fe si pasan a recibir fortaleza en su vida eso no es muestra de humildad debemos reconocer que necesitamos de su fuerza no importando el conocimiento que tengamos o la posicion que ocupemos dentro de la iglesia.

    Sigan adelante! me facino esta pagina tremendo recurso, amen!!!

Puedes dejar tus comentarios aqui:


Visita el blog de Joel Galan, recibiras una palabra de motivación y bendición para tu vida…